¿Graffitis de Convenciones, colecciones, infracciones o persecuciones?

¿Graffitis de Convenciones, colecciones, infracciones o persecuciones?

ESCRITO POR: LORENA SIERRA 

Era un día de semana en la mañana en el barrio San Telmo, el barrio donde vivíamos ambos, allí quedamos de encontrarnos para desayunar después de que yo vi una publicación en las redes sociales donde Jere  se quejaba de haber tenido que dejar el graffiti por diferentes situaciones que hoy después de varios años sentado en un café de San Telmo intenta recordar.

Comenzar a coleccionar fotos, publicarlas, recibir notificaciones, ser investigado, maltratado, reconocido o incluso denunciado son algunas de las dinámicas que vive cualquier graffitero ilegal en Buenos Aires y Gran Buenos Aires. Lo difícil después de vivirlas, es continuar pintando sabiendo que pueden haber consecuencias graves en donde la adrenalina y el pánico estarán divididos por una delgada línea de aerosol.

Nos encontramos en una esquina de la calle defensa y nos dirigimos a un café de la zona.

Jere toma asiento y mientras llega la camarera aclara: Esas situaciones me llevaron a que hoy en día, pasados ya 3 años desde esas experiencias malas, querer revivirlo me cuesta un poco más.. quizás voy y pinto pero ya no es igual. Dice y luego pide un café con medialunas. Todavía le tiembla un poco la vos al pensar en los diferentes sucesos que le impactaron su vida siendo graffitero ilegal coleccionista.

Jere es un Hombre alto de cabello largo negro y barba larga. Fue graffitero durante 10 años y en el año 2016 realizó la tercera versión de una convención de graffiteros que realizó durante tres años llamada ¨El point¨. Quizás esa fue su despedida a todo lo bueno que el graffiti le dio y la mejor forma de volver a verse con amigos que ya no pintan tanto como antes.  Además de la satisfacción de reunir  personas de todas partes que pintan, sin importar si son nuevos, viejos, legales o vandals.

jere21
jere20
jere24

Muchos graffiteros como él han sido detenidos cuando están realizando sus intervenciones en los trenes o subtes, todos tienen una historia diferente en relación a esos sucesos pero muchos han salido heridos y lastimados al punto de no volver a pintar.

Ese es el ir y venir entre las autoridades y quienes viven con el reto de dejar en un espacio público algo de si. Una firma, una bomba o algo más grande. Allí los antagonistas o héroes según como se aprecie el graffiti son los ¨mulos de los trenes.¨ Como llaman muchos graffiteros al personal de seguridad de las estaciones

La relación entre los llamados mulos y graffiteros podrá ser una lucha, un juego de policías e infractores . Allí el infractor casi siempre tiene las de perder.

En este caso los graffiteros que podrían ser infractores por el simple hecho de estar interviniendo en un espacio que no les pertenece, resultan enfrentando momentos en los que un rastro de pintura en sus manos es la mejor prueba para una falta, contravención o incluso recibir maltratos.

¨Si te agarran pintando trenes te entregas a todo, te puede pasar cualquier cosa.¨ Afirma Jere.

Pero primero comencemos con el principio…

Empecé por el 2007 con todo lo de la movida del stencil, en ese momento nada que ver con la onda del graffiti, nada que ver con la onda del hip hop. Empecé entonces con el stencil, hasta que un día llega un amigo a mi casa re contento, llegó con un montón de marcadores, con todas las medidas, de 1 cm, con una espátula, un marcador enorme como una mano y me mostraba que hacían firmas y todas esas. Yo le conté que escribía mi nombre con stencil y que hacíamos cosas muy similares. Hasta que me dijo la palabra ¨esto del graffiti¨ fue como me cambio el mundo. Al otro día salgo a la calle y veía eso por todos lados y decía ¿cómo es que durante tanto tiempo no vi esto?

-Yo venia aprendiendo todo lo que era el graffiti... conociendo... Si bien hacia vandalismo por así decirlo, no era tanto una vez cada tanto, hacía una persiana o pintaba una pared bastante ilegal pero no estaba de lleno en eso, como otros grupos u otras personas que solo hacían bombing o solo hacían trenes. Yo venía de a poco

En el 2012 fue como un boom, fue como ¨bueno ahora tengo trabajo, tengo plata me pongo a comprar las pinturas y ya no me alcanza esto de pintar solo paredes, quiero pintar más, más, más, más…¨ entonces fue, salir un día, hice todas las persianas de Lanús sólo una noche y después decir : ¨bueno esto no me alcanza, quiero hacer más voy a meterme a pintar trenes…¨

jere13
jere26

El comenzó a subir todo su material a las redes sociales, porque como muchos, las considera una herramienta para mostrar su trabajo en todas partes, a demás Jere cuando comenzó a pintar trenes hacía algo diferente. El pintaba de día

-Salgo a las 8 de la mañana del trabajo voy y pinto en ese horario. Miro de una punta a la otra, me bajo del tren me daba la vuelta, lo pintaba, me volvía a subir al mismo tren y me volvía a mi casa. Así hacía esa rutina todos los días-.

¡yo viajaba con una cara de felicidad! porque llevaba justo las latas que tenía calculadas para pintar. Llevaba dos latas o tres latas. Pintaba , se me acaban y me iba, entonces nunca tenia marcas de pintura en la mano, nunca tenia latas, nunca tenía nada.

- Yo había empezado en una terminal de tren, ahí se frenaba 15 minutos, y en 15 minutos podía hacer lo que se me cantara con la gente arriba, no había problema, la gente no decía nada, a lo sumo te tocaban la ventana. Y como era algo que en ese momento se daba todos los días y veías gente pintando todo el día, la gente no tenía la violencia que tiene ahora, antes capaz te decían ¡che! ¡che!.. ahora se pueden bajar del tren y no sabés qué puede llegar a pasar, ese fue el lavado de cabeza de los medios que se fue dando con el paso del tiempo

-Coleccionista

 La idea de pintar trenes comenzó a ser más constante, por el año 2013 Jere comenzó a pintar en diferentes líneas.

-Y dije: ¨bueno voy a empezar a hacer algo que.. o sea, hay dos tipos de graffiteros en cuanto el tema de trenes: Hay de base o sea, que ocupan siempre un tren y están constantemente pintando, pintando, pintando..¨ y está el coleccionista que va y dice: ¨bueno.. hoy pinto uno en este, hoy pinto uno en otro, este no lo tengo lo voy a pintar, este tampoco…¨. Entonces dejé de pintar siempre el mismo tren y dije: ¨voy a buscar modelos diferentes, cosas que no hice, cosas que no tengo, que sea un reto.¨ Así empecé a pintar en uno, en otro, en otro, en otro y cuando volví al roca me encuentro con una situación completamente diferente

Al regresar a la línea Roca se fue dando cuenta que su cara era conocida en la estación, ya que habían unos afiches con su rostro y una frase que decía ¨vandalismo en formaciones¨

Eran las 8 de la noche de un sábado en la noche. Jere y dos de sus amigos estaban esperando el tren en la estación Temperley para dirigirse a una fiesta.

Se acercaron dos personas de seguridad y lo agarraron por la espalda, mencionaron su nombre y sus apellidos y le dijeron: ¨mirá, tenemos una ficha acá en la oficina de que sos vos con tu cara, sos igual… Y mirá sos el único flaco con barba y pelo largo que pinta trenes..¨

-Mi cara era tipo ¡no lo puedo creer! ¡no sé que hacer! ¡no sé que decir! ¡no sé como actuar! no sabía absolutamente nada y le dije: ¨Bueno, no sé traéme el afiche y vemos¨ y el me dice: ¨bueno, te voy a dejar a cargo de dos policías y un compañero de seguridad. Ellos me meten adentro del vagón a los otros dos chicos los dejan afuera del vagón revisándoles todas las pertenencias.

Por suerte habían muchas personas allí que no entendían por qué tenían a un joven que no tenia ni aerosoles en sus manos estaba detenido sin razones y comenzaron a reclamar, por eso tuvieron que dejarlo libre.

Después de esto, Jere se cortó el pelo, la barba y comenzó a pintar siempre acompañado, cambió un poco su estilo y salía a veces a pintar pero de manera legal, lo cual le permitió crear otro estilo más artístico. No dejó de pintar trenes. Pero bajó su intensidad.

 -Me comencé a asesorar legalmente, me conseguí una abogada que era amiga mía, casi familiar entonces me aconsejaba , me explicaba que si me pasaba alguna situación qué tenia que hacer y qué tenia que tener en cuenta si iba a hacer una denuncia, entonces si bien yo estaba en falta, también tener en cuenta si el otro estaba en falta ¿no? Si me llegaban a pegar, si no llegaban a llamar a la policía, si no me hacían la denuncia.. eran cosas que yo tenia a favor -.

12047018_10153450131069667_7446392202793145730_n

Perfiles irreales y encuentros inesperados

 Jere continuó pintando con más prevenciones, y después de tener un cambio en su apariencia comenzó a recibir diferentes solicitudes de amistad en las redes que usaba para publicar sus fotos. Perfiles de mujeres que él sabía que no eran reales, le hablaban. Le preguntaban por los días que pintaría y cada vez se volvían más reales. Jere comenzó a hablar con una de ellas más seguido hasta tener una buena amistad, un día decidieron pactar un encuentro en plaza Temperley para charlar y tomar algo.

Ese día al estar esperando se estacionó un coche y se bajaron 4 personas de seguridad del tren, Jere ya los conocía y supo ese día que sus últimas amistades no eran las personas reales que él imaginaba.

Días después y luego de pintar un taller al que estaba yendo constantemente, Jere se dió cuenta que allí estaba estacionado el mismo auto que había ido a plaza Temperley y que también estaban las 4 personas que se habrían bajado ese día.

Esa misma semana borró completamente su perfil y dejó de subir las fotos de sus colecciones.

-Había una frase entre todos que era ¨si lo pasan a Jere estamos todos al horno porque yo era ¿viste? un detector humano de perfiles truchos y me decían: ¨¿che Jere esto es trucho?¨ ¨¿che Jere y estos son pendejitos de 16 años fanáticos del ferrocarril?¨ y así situaciones muy chistosas que fueron influenciando en toda conducta que tuve.

En el año 2014 como para junio ya venia pintando todos los domingos. Era religión levantarse a las 8 de la mañana e ir a pintar con un grupo de amigos. Nos encontrábamos a las 8 en la plaza de Temperley. Nos poníamos a jugar a la pelota hasta que alguien se le prendía la idea y decía ¨vamos a pintar ya¨  

Teníamos tiempo hasta las diez de la mañana y era sólo un tren. Nos subíamos al tren al que le sabíamos el horario de salida, se tenía todo estudiado. Entonces era: Nos subíamos al tren, cuando el tren paraba, nos bajábamos pintábamos, nos volvíamos a subir y volvíamos. Así era la rutina de todos los Domingos, entonces lo camuflábamos con algo más (ir a jugar a la pelota, o ir a tomar algo)

Nunca pintábamos de noche, pintábamos siempre de día.

jere1

 En julio del año 2014, justo un domingo por la mañana íban a jugar a la pelota como estaban acostumbrados. Después de jugar y mientras esperaban en la parada del colectivo cerca de la calle Luis Guillón, Se acercó un auto del que se bajaron 4 personajes. Uno media 1.90 de estatura, era musculoso y pelado, atrás se bajó otro de 1.65, narigón con el pelo ondulado y una camiseta de Boca Juniors, atrás de él se baja otro de 1.70 también con pelo cortito, rapado con camisa blanca, el que manejaba era de baja estatura y tenia camisa blanca.

Su primera reacción al ver a Jere con sus amigos fue decirles: ¡dame todo!, ¡dame todo!, ¡dame todo!

En ese momento sus amigos comienzan a correr y Jere se queda ahí como si no estuvieran hablando con él.

¡tiráte al piso! Fue la palabra que se escuchó antes de comenzar a recibir patadas en el cuerpo y en la cara.

-Me tiran las manos para atrás y me hacen caminar 10 cuadras, la gente me miraba tipo ¿qué paso? Y los chavones decían ¨este hijo de puta le robó a mi hermana, este chavón le robó a mi abuela¨ y la gente me iba insultando por el medio de la calle, yo sólo pensaba que no estaba entendiendo nada, pensaba: ¨se que estos chavones son mulos del roca, pero yo no hice nada, llamen a la policía, me están secuestrando!

Sin saber como escaparse y registrando todo en su mente Jere se queda callado y hace todo lo que estas personas le dicen, al llegar a una rotonda se encuentran con el auto que minutos antes había salido en busca de sus otros amigos, allí había un chico mucho menor que él, lleno de golpes y mucho más golpeado

 En el auto se dirigieron al taller que Jere conocía de memoria por haber pintado en la zona tan seguido, allí los encerraron a ambos, les dieron golpes y los dejaron sentados durante un par de horas más. Eran las 2 de tarde y aún estaban allí, el chico que agarraron después no paraba de vomitar, Jere quería calmarlo, aprovechando que estaban solos en el taller, el chico quería salir pero lo convenció de quedarse dentro del taller mientras el nuevo turno del personal del seguridad llegaba.

Al llegar, varios de ellos no pudieron creer lo que les había pasado, comenzaron a preguntarles a cada uno su historia  y decidieron llevarlos a la estación de policía. Allí declararon y denunciaron a estas personas. Jere recordó el número de cuadras que caminó, las calles en las que estuvo y todo lo que ya sabía que debía tener en su mente gracias a la asesoría legal que había tenido.

Jere no estaba pintando, el otro chico no se sabía por qué lo habían agarrado y a ambos los habían maltratado fuertemente.

Después de esto Jere comenzó a abandonar el graffiti lentamente. Un día intentó pintar en el ramal Belgrano Norte y fue descubierto, ese día estuvo en la estación varias horas recibiendo golpes del personal de seguridad de la estación de Villa Adelina.

-Y ahí me comencé a calmar cada vez más.. fui al Urquiza un par de veces pero me empezó a pasar un temblor extraño antes de pintar y eso muchos chicos lo vieron cuando estábamos pintando juntos.

Ya tenia un grupo de tres personas que pintábamos todos los fines de semana en Belgrano sur Urquiza y san Martín.

Había dejado de pintar el roca, el mitre y el Belgrano norte.

-Pero me empezó a pasar que antes de entrar y ellos lo vieron y me decían si me pasaba algo, antes de entrar a pintar me temblaban las manos y me empecé a dar cuenta de eso. Cuando ya estaba pintando se me olvidaba y cuando salía me agarraba como una crisis nerviosa, algo me alteraba, me costaba respirar, empezaba a agitarme, me tenia que sentar, hasta el punto que me descomponía o me desmayaba. Me pasó de estar tomando una coca, tipo estar charlando, tipo habíamos ido a pintar, nos estábamos cagando de risa, todo había salido bien y estábamos en una plaza tomando una coca charlando y tipo me desmayaba porque me agarró una crisis bastante fuerte-

-Después de eso como que ya dudaba de todo, no quería entrar a pintar, tenia un poco de .. no miedo, sino de dudas.. no sabía que iba a pasar y cada vez era peor, me temblaban las manos peor, me ponía pálido transpiraba, era pleno invierno y yo transpirando entonces es como una sensación muy traumánte, yo creo que a nadie de graffiti le llegó a pasar eso…

Después de esto quedó el point 2016. El último evento que realizó Jere, muchos chicos de otras zonas continuaron gestionando y realizando convenciones en otras zonas, lo cual no deja morir la conexión entre graffiteros de diferentes estilos.

Ya Jere no tiene tanto tiempo, trabaja mucho más y tiene otras prioridades.

-Estás desde las 9 de la mañana,  hasta las 11 de la noche en el trabajo y ¿en qué momento vas a pintar? tenés que pagar un alquiler, pagar unas deudas, pagar los servicios o estás en pareja.. La pintura con los años aumentó mucho. Gracias si te podés comprar una lata.  Menciona 

Entonces, es como cuando sos mas jóven decis ¨uy si! voy a meterme a pintar de lleno¨ pero pasa en muchos casos, no sé. Pintaste durante toda tu vida. Te pusiste a estudiar y el tiempo ya no es el mismo. Tenés que preparar parciales, tenés que hacer un montón de cosas. Trabajos, vida. Gracias si tenés 5 minutos para pintar. Siempre decís que sobran 5 minutos pero a veces no te da el tiempo o el cuerpo

El café  de San Telmo se llena de personas, han pasado casi dos horas después de desayunar y Jere sonríe contando su experiencia aceptando que extraña pintar pero que  actualmente lo que queda de  la firma Jere 187 en muchas calles de la ciudad de Buenos Aires le ayuda a tener una historia con la ciudad, una relación que no podrá olvidar, experiencias de graffiti ilegal que seguramente ya no volverá a tener.

kens una firma, una historia, un artista del graffiti

kens una firma, una historia, un artista del graffiti

ESCRITO POR: LORENA SIERRA 

Son las 4:00 am y Vicky la madre se encuentra estudiando en la habitación,  tiene que rendir anatomía a las 8 de la mañana, mientras Junior abre la puerta de su casa y sale vestido de color negro. En sus manos lleva una bolsa de cartón estilo shopping. Allí guardó un par de latas de aerosol y un marcador de punta gruesa; todo listo para hacer algunas bombas y tags por el barrio y sus alrededores.

Después de salir de casa,  Junior o como se hace llamar con su firma ¨KENS¨ cruza el puente Saavedra y camina mirando siempre hacia ambos lados, fijándose en los ruidos y las luces de los autos que transitan por la zona.

Al cruzar el puente y con la brisa de otoño en la cara, comienza a rodear el parque sarmiento, luego de esto, cruza algunas calles poco transitadas y llega a una  pequeña plaza cerca de la estación de tren Luis María Saavedra.  En la plaza camina por el pasto húmedo y va identificando visualmente su objetivo.

Soledad y brisa  la  combinación de una noche común de otoño a las 4:30am, allí nuestros únicos acompañantes son un par de árboles grandes que serán testigos y hasta cómplices de los minutos que pasaremos  en el lugar.

Junior se acerca lo que más puede a la superficie de metal para comenzar con los trazos, da un par de miradas alrededor para asegurarse de no ser visto y al estar en confianza… aprieta la boquilla suave y constantemente, comienza a deslizarse por el costado del autobús que aparentemente se encuentra abandonado, retoca algunas líneas negras y cambia del color negro al cromo para terminar de rellenar todo en el menor tiempo posible.

Los pocos autos o colectivos que circulan pasan desapercibidos, la idea es terminar de rellenar una bomba que comenzó hace algunas noches, hacer su firma y un par de nombres más incluyendo una dedicatoria. Todo en menos de 10 minutos. Ya han pasado 5 y parece que hubiese sido media hora…

Junior es de Lima tiene 26 años, es de baja estatura, tiene el pelo negro, corto, y los ojos un poco achinados, le gusta la buena facha, (vestirse bien) la primera vez que lo vi estaba pintando un graffiti de un rostro en un evento en el sur de gran Buenos Aires en el año 2016, por aquellos días él pintaba con una crew llamada Sudaka family en la que estuvo por poco tiempo.

Normalmente en los eventos se le ve haciendo caracteres (dibujos animados de rostros o personajes) pero cuando sale a pintar ocasionalmente,  su firma siempre queda en trenes, paredes o autobuses.

junior992
junior8

Junior Comenzó a realizar graffiti cuando tenía 12 años en Lima, la ciudad donde nació. Allí vivía con sus abuelos, su padre y su hermano menor. Su madre decidió dejar el país después de separarse de su padre con la intensión de empezar una nueva vida en Buenos Aires.
Mientras tanto, él vivía con sus abuelos y su padre quien no estaba muy presente  debido a sus problemas con el alcohol, por eso prefería Junior estar en la calle, viviendo lo que pasa en el barrio, aprendiendo de los combos, de las peleas, y del graffiti.

En países como Estados Unidos el graffiti hip-hop nació en función de marcar territorios entre quienes buscaban ser visibilizados, personas marginadas, discriminadas o grupos de diferentes barrios que se reconocían por sus iniciales.

En Perú y en otros países de Latinoamérica también  existía esta influencia del graffiti en diferentes grupos que querían avisar que habían pasado por allí  - marcar el territorio-
¨cuando yo era chico, veía a los chicos que se tiraban piedra o que se golpeaban entre ellos, que pasaban por sus casas dejando sus firmas, ponéle: los leales, los buenos o los holigans¨

Junior en ocasiones les ayudaba a los chicos del barrio cuando tenían que pintar marcas de sus propios combos, Era algo que veía y hacía casi a diario, por esta razón, un día decidió pintar sin pertenecer a ninguno de los combos.

¨Para mi fue emocionante porque al salir a pintar solo era como algo nuevo y con el tiempo comencé a conocer gente así en la calle que también pintaban, que también eran graffiteros que no eran de las barras del barrio¨
¨Por suerte del destino me los crucé una noche pintando y de ahí nació todo¨

Su nombre o tag de graffitero surgió gracias a una de sus primeras novias, con quien tuvo su primera historia de amor. Era Kelly, una jovensita de 13 años que estuvo a punto de tener una bebé con Junior cuando el tenía 15.
Se fugaron de sus padres al saber que ella estaba embarazada, hasta que los padres de Kelly se la llevaron al norte de Perú. Después de ese viaje el embarazo no existió más y la relación  quedó en el recuerdo de ambos para siempre. Kens o Keny como firma él cada vez que pinta, es un nombre en honor  a esa bebé que sólo existió en sus mentes y que hoy recuerda con nostalgia pero con la tranquilidad de aceptar que quizás no era el momento para ser padre.

Cuando llegó a Buenos Aires en el año 2012 a vivir con su madre en Munro, kens comenzó a buscar personas que pintaran, ya estaba acostumbrado a hacerlo y tenía un grupo de amigos o crew en la cual se sentía reconocido,  además tenía una firma que lo diferenciaba de otros. Por esos años todo estaba pintado en la ciudad de Buenos Aires: trenes subtes, espacios públicos. Era como dicen muchos ¨los años dorados del graffiti¨

Aún no se había declarado la ley N°1.472 del Código Contravencional- que actualmente sanciona rigurosamente los  graffitis en diferentes espacios públicos sin importar que tipo de graffiti sean.

¨Recuerdo que yo no conocía nada, por esos días me presentaron por internet un loquito que se llamaba Piruso que era de la old school de acá, pintaba hace muchos años, el loco ese pintaba trenes una banda. A mi desde Perú me lo venían recomendando a él. ¿pero que pasa? Yo le falle al loco una sola vez y el loco no quiso saber nada de mi¨ 

Kens le falló a Piruso porque quedaron de encontrarse en un lugar a una hora determinada para ir juntos a pintar. Él nunca llegó al encuentro, porque llevaba pocos días en la ciudad. No sabía donde comprar aerosoles a buen precio y su madre con quien había convivido poco no comprendía sus ánimos de salir esa noche sin conocer nada ni nadie

junior93

Son las 4:30am. La calles y el parque aún se encuentran oscuros y a lo lejos se puede verse las luces de los autos de la  policía con facilidad.
Cada vez que se acercan Junior se agacha, se sienta a mi lado y me dice - debes hacer como si estuviéramos charlando, la idea es que nos veamos aquí sentados tranqui.-
Con las latas metidas bajo las piernas dentro de la bolsa estilo shopping habla y sonríe disimulando un poco los nervios. La patrulla de policía pasa lentamente sin siquiera vernos, se escucha un respiro y junior con una sonrisa se levanta de nuevo, después de esto se acerca al autobús para terminar su trabajo.
Al terminar como siempre saca un par de fotos para la colección y comienza el camino de regreso a casa.

junior992

De regreso y por la calles del barrio comienza a realizar algunas bombas, saca su marcador grueso con el que hace una firma en 4 o 5 segundos y  en paredes más grandes saca su aerosol color cromo y hace una bomba en la que tarda menos de 5 minutos ¨es algo fácil y rápido, así que más adelante harás tu propia bomba, yo te enseño como se hace.¨ Dice

Antes de acercarse a cualquier persiana cerrada de algún local que no esté ya pintada por otro graffitero Junior gira su cara hacia ambos lados, para asegurarse que no lo vean y comienza a delinear, se ve tan sencillo pero la adrenalina de estar haciendo lo indebido se vuelve la constante de la noche, quizás para ellos también se convierta en ritual. Encontrarse, tomar algo, ver bocetos y dibujos y luego salir a enfrentarse con la adrenalina de la noche y el graffiti vandal.

¨En realidad a mi siempre me gustó el graffiti ilegal, es como que todo graffitero arranca por ahí, con el tag, con las bombas. Yo vi un documental que decía que el graffiti siempre fue de calle entonces siempre tuve ese concepto, aunque hoy en día ha cambiado, lo veo diferente porque hay que pintar también cosas buenas para llamar la atención de la gente que por ahí te puede dar un trabajo. Entonces nada, toca evolucionar también, seguir, si quieres vivir de esto. Afirma mientras caminamos por las calles de su barrio¨

junior91
junior92

Son las 5:30am y unas cuadras antes de llegar a casa y terminar el recorrido Junior realiza una bomba que dice Lore y me entrega la lata de pintura cromo y me dice –ahora rellenála vos…En Buenos Aires, Junior comenzó a pintar todo: trenes, subtes, bombing en espacios públicos, paredes, persianas o autobuses que encontraba estacionados. No pintaba a diario pero desde que comenzó le gustaba probar diferentes espacios.
La primera vez que pintó un tren en el año 2013 fue en la provincia de cañuelas. Una provincia a 58 kilómetros kms de capital federal. Fue con un amigo que vivía cerca de la zona que al momento de estar ahí, le explicaba como moverse.

¨El me llevó y fue como que lo buscamos, nos tuvimos que agachar despacito sin hacer ruido y en esos momentos de estar ahí y tener que caminar despacio sin que nadie te vea sigilosamente, es como que te llegan los nervios a full¨ menciona con una sonrisa en la cara

junior94

Cada graffitero tiene sus formas de cuidarse a la hora de pintar, sus horarios, su ropa, las cosas que lleva y las múltiples opciones para escaparse o salir sin ser visto después de haber pintado

¨La idea es siempre andar de ropa oscura para que no te vean, y llevar todo en bolsas descartables
Para tirar todo en la basura.¨
 ¨Yo me acuerdo que en los inicios andaba como un graffitero tradicional con la mochila, con los marquer, con la ropa en la mochila así re under ¿viste? como todo un graffitero muy antiguo, que la policía agarra y dice este.. ¡jmm!.. ¿sabes cuántas revistas me sacaron?¨

¨Porque antes no había Instagram, no habían tantas redes y entonces ¿como hacía la gente para repartirse y mostrarse lo que hacía. Pues venía la gente y te mostraba fotos o te traían revistas que eran re caras.¨
¨Ahora ves eso y ya no es nada a comparación de lo que hacen hoy los graffiteros. Antes lo podías ver en fotos, pero tenía que mostrártelo otro graffitero más.¨
¨Casi todo era con cámaras a rollo. Después salieron las redes sociales, Hi5 y Fotolog todo para graffiteros y ahí ponían sus fotos o grabaciones en cámaras vgh, esas cámaras viejas.¨

A junior le gusta salir a pintar en las noches, no importa si tiene que ir a algún trabajo en el día. Ha sido atrapado en diferentes ocasiones pero la vez que más lo marco fue una noche de lluvia en el año 2016 en donde fue golpeado

fuertemente en la estación Temperley. Después de los fuertes golpes que tuvo esa noche, le prometió a su madre que no volvería a pintar trenes.

Son las 6:00am y regresamos a la casa de Junior. Entramos y al final de un largo pasillo con varias puertas cerradas que corresponden a otros pequeños departamentos, se encuentra el suyo. Es un espacio acogedor: una cocina y una mesa de comedor; encima de la mesa una canasta con frutas, una bolsa con pan y un recipiente con galletitas, en la pared un dibujo de un delfín con el nombre Vicky escrito en letras de graffiti en la parte inferior. En la siguiente puerta el baño y al fondo una habitación con una cama de tres pisos en la que duermen los dos.
Allí se encuentra Vicky, su madre, sin haber dormido nada en toda la noche sentada en un banquito de patas cortas mientras en la cama más baja tiene una colección de fotocopias, libros y lápices.

¨Hoy en la mañana tengo que rendir un examen de anatomía y aún me queda mucho por estudiar, después de eso tengo que trabajar, estos días tengo muchas cosas que rendir, a veces es muy complicado estudiar tanto por los tiempos; pero bueno, hoy me quedé hasta tarde estudiando ¿viste?¨

¿Y qué opina de qué su hijo pinte graffitis?

¨Es muy lindo todo lo que él hace, es un artista, mi muchacho,  la verdad a mi no me parece que esté haciendo nada malo. Por eso lo acompaño, porque él pinta muy lindo, yo pienso que hasta deberían pagarle porque les está poniendo lindo el local o la pared. .. ¿ya viste el que está en la cocina? Eso lo hizo él, además yo sé que el es bueno en lo que hace y cree en sus sueños¨

¨Mas tarde tenés que trabajar junior.¨ Le dice.

¨Yo quiero que a él le vaya bien le pido a dios que me lo ayude para salir adelante, porque igual estamos él y yo acá solos y nos tenemos que ayudar ¿cierto junior?¨

Si! Mamá.

-Mi vieja es una persona re open mind con el tema del graffiti. Ella sabía que yo pintaba ya desde muy chico, hasta tiene mis dibujos. En esa época, ella como que los veía y no les daba mucha importancia pero cuando regresé en el 2012 empezó a tomar importancia y me dijo-  ¨Hijo ¡verdad!¨ Es más, me pidió disculpas. Me dijo: ¨yo toda la vida te vi pintar y siempre lo pasé por alto pero ahora veo que de verdad te gusta pintar y te voy a apoyar en todo.¨  Es más, hoy en día mi vieja me va a comprar las latas y todo. Yo le digo lo que es una Montana y ella va a las tiendas de graffiti y la compra.

-Cuando le decía que iba a salir a pintar ilegal ella siempre me decía que ¿cómo iba a hacer eso? que tenga cuidado. Y me empieza a cermoniar me dice: ¨hijo mirá que eso es peligroso¨ Igual siempre me ilumina con dios al salir me hace ahí una oración porque ella es muy religiosa.

junior991
junior99

Han pasado dos años, Junior ha pasado por diversos trabajos, pintando. Hizo parte de una fundación que utiliza el arte como medio de transformación social en jóvenes, en ella le pagaban por pintar murales y gracias a esto conoció otros jóvenes artistas que lo animaron a pintar de manera planeada y con permiso.

De cualquier forma salir a pintar en las noches así no sea con la misma frecuencia de antes, es algo que el dice no poder dejar.  

Un par de meses atrás Kens intentó pintar cerca del obelisco, estaba celebrando la clasificación de Perú al mundial de 2018 y como todo buen graffitero tenía una lata para pintar algo que saliera en la noche. Lo único que salió fue una sanción legal ya que esta noche él si llevaba sus documentos. No lo golpearon pero le advirtieron que  debido a las nuevas políticas migratorias, su estadía permanente en el país podría verse afectada por este tipo de conductas.

¨Ya ando pintando más tranqui.¨ Afirma

Además acaba de comenzar a estudiar artes visuales gracias a la ayuda de su madre, por eso también le interesa hacer como diría él -cosas mas zarpadas- en las que puedan reconocerlo,  contratarlo o incluso emprender algo propio 

Después de todo sigue saliendo a pintar, a veces se reúne con amigos y piden una pared, otras veces se va a casa de algún compañero en la noche y salen a pintar algunas bombas. Graffitiar se convierte en un plan, una forma de juntarse. O por el contrario una forma de no aburrirse al llevar en la mochila una lata de aerosol o algún marcador grueso para dejar su firma en cualquier lugar.

Kens se encuentra en la delgada línea del graffitero que apunta al arte como forma de vida convirtiéndose en artista urbano.

 

junior7
WhatsApp Image 2018-02-28 at 14.26.58 (1)

 Tags y graffitis en paredes autorizadas.  ¿Un día de muralistas o graffiteros? 

 Tags y graffitis en paredes autorizadas.  ¿Un día de muralistas o graffiteros? 

ESCRITO POR : LORENA SIERRA

Este es un día donde no importa.. 

Era el final del verano del año 2016 en Buenos Aires. A pocos kilómetros de capital federal en la provincia de Piñeiro bordeando el río la matanza una larga pared de chapa gris rodeaba algunas fábricas abandonadas. Al otro lado, un barrio un tanto solitario seguramente por ser domingo en la mañana.

Al comenzar el recorrido de la calle llamada “camino de la ribera” una lista de nombres o apodos escritos con color negro cada 5 o 6 metros en la pared como asignando en orden los lugares de quienes están por llegar, como si alguien hubiera definido un espacio en donde todos dejarán esas marcas que muchos ya dejan en trenes, edificios, paredes difíciles de alcanzar o lugares en donde cada uno quiere dejar su rastro. 

Aproximadamente a las once de la mañana iban llegando lentamente algunas personas, todos en su mayoría jóvenes -mujeres y hombres-. Unos en auto, en bici y otros caminando juntos después de haberse encontrado en un punto pactado con anticipación.

Cada uno llevando sus propias pinturas, algunos preguntando a quienes ya están ahí, si tienen un poco de negro, blanco o cromo para vender. ¨Adelante está el chavón que trajo algunas, él las trae de afuera¨ le avisa Bory a uno de los chicos que llega a preguntar. Las latas de aerosol son inversiones que ellos hacen únicamente para pintar, muchos sólo las compran para hacer los trazos, las sombras y los detalles; el resto lo hacen con pintura latex que resulta siendo más económica. ¨Una lata de buena pintura te sale en más de 100 mangos¨ afirma Guido ¨y esto lo pagás vos mismo, lo hacés por que te ceba hacerlo; así es el graffiti amiga¨

IMG_1189baja

IMG_1065baja

IMG_1066baja

IMG_1125baja

 Después del medio día, todos comienzan a buscar lugares cercanos para traer comida, coca, fernet o birra; algunos traen sanguchitos de sus casas, otros por el contrario van a un lugar cercano a comprar una pizza o choris para todos los de la crew.

Algunos paran  de pintar para comer, otros pintan y van comiendo;  cada quien a su ritmo. Nadie pinta con mucha prisa... hablan, caminan varios metros para mirar lo que están haciendo los otros; se piden pintura, se fuman uno y se ofrecen lo que tienen para tomar. 

La intensión de todos depende del estilo con el que prefieren pintar. Algunos pintan sólo en eventos, llevan años haciéndolo pero tienen otros trabajos totalmente diferentes y pintan graffiti para pasar un buen rato, olvidarse del agite de la semana y encontrarse con amigos. Otros más jóvenes lo hacen comúnmente de manera ilegal. Cada quien tiene sus razones propias para hacerlo pero uno de los propósitos más comunes que mencionan casi siempre es dejar algo de ellos que luego hará parte del  paisaje de la ciudad.  Mensajes que muchos no entienden o simplemente ignoran pero que quedan en la mente de todo el que pasa. 

Mientras se pinta se charla, se está en silencio, se recuerdan graffitis del pasado o zonas que se quisieran pintar, se fuma, se ríe, se comparte y hasta se olvida. 

¨Para mi el graffiti es una terapia, la verdad si no pinto no estoy bien, es algo que necesito para estar tranquilo¨ afirma Luis mientras cambia la boquilla de su aerosol y sonríe. 

Así transcurría la tarde de graffiti legal que reunía a diferentes tipos de escritores, muchos  llamados comúnmente vándalos  por quienes encuentran su cortina o su pared toda rayada o los ven pintando en las noches. Entre ellos, los que pintan ilegal se reconocen como vandals y todos tienen más apodos que nombres. Muchos ni se conocen personalmente, pero cuando se trata de este tipo de eventos todos están manijas como ellos mismos lo afirman y la idea de pintar los reúne sin importar el tipo de pintura que hagan sea legal o ilegal. 

IMG_1313baja

¿Y cuál es el sentido de pintar? 

¨El graffiti fue y es una forma de escapar de esta sociedad, una forma de expresión, una manera de decir lo que siento y de manifestarme... mi odio, mi agresividad, mi ideas, un poco de la creatividad que tengo, es mi life¨ afirma Kbeza kbeson, un chico bastante joven que se encuentra pintando en una de las primeras paredes. El organiza el evento y trata de hacerlo por lo menos 3 veces al año en diferentes zonas de gran Buenos Aires. Lleva 6 años pintando de manera legal e ilegal y ha logrado reunir más de 200 artistas en este evento.

IMG_1157baja

Quienes no lo conocen ni deben imaginarse que es él quien gestiona el permiso en la municipalidad o en las fabricas con largas paredes de chapa que busca antes por google maps, luego publica el evento en las redes sociales y uno a uno le van escribiendo las personas que quieren asistir, no importa si lo conocen o no, es graffitero y conocen su apodo,  eso es suficiente  para saber que es un evento organizado donde todos los que quieran pueden asistir.

¨El evento nació principalmente en el punto que todas las personas que están en la cultura puedan participar en un evento, en un día todos juntos pintando, ya que en otros eventos solo pueden participar los que tienen experiencia. En este participan desde los que recién comienzan hasta los que tienen más de 15 años en la movida¨

Hoy por suerte quienes pintan ilegal no tendrán pocos minutos para realizar sus piezas como acostumbran en trenes, subtes o paredes que eligen pintar en las noches. Es un día para pintar con tiempo, amigos, vino, música o faso. Algo así como un día de sol para el escritor de graffiti

IMG_1102baja

IMG_1201baja

IMG_1144baja

Mientras pasa la tarde algunas personas que pasan en auto se detienen, tocan la bocina y observan la cantidad de pintura y personas que se encuentran allí, otros que van caminando se detienen con cautela, observan y hasta preguntan

-¿che? ¿A quién le piden permiso para pintar tanto?

-A mi me alegra que los pibes hagan esto ¿viste?

- Esta zona es media chota y hacen que el barrio se vea lindo.

-Pero ¡che! Alguien les paga por esto?

Pregunta el vecino que al parecer salió a pasear su perro labrador

-Y… No! Nadie nos paga por esto, todos venimos porque nos pinta la movida, hay unos que pintan hace un montón de años, hay otros pibes más nuevos pero igual estamos acá.

Afirma uno de los chicos que se encuentra sentado mirando como sus dos compañeros comienzan a remarcar las letras que se encuentran pintando

IMG_1077baja

IMG_1243baja

Son casi dos kilómetros de paredes que usualmente pintan muchos jóvenes que se inclinan por el estilo graffiti hip-hop, un estilo proveniente del Bronx- Estados Unidos el cual surgió como una forma de protesta de las comunidades de los barrios más marginados.  Ellos se enfocaban principalmente en hacer firmas (tags) en trenes y espacios públicos, con la idea de reivindicar territorios entre ellos mismos y el mundo en general.

El graffiti hip-hop es bastante influenciado por la música rap que suena en algunos de los auriculares de los asistentes o en los autos, casi todos hacen parte de un grupo (crew) en el cual se las arreglan para mezclar sus estéticas, la mayoría de crews realiza las siglas de su nombre mezclado con elementos de realismo, un caracter o piezas geométricas. Todos tienen sus estilos y hasta sus  referentes en otros lugares del mundo para pintar graffitis. 

IMG_1339baja - Copy

IMG_1166baja

Haciendo esto tardan toda una tarde, pintar algo con tiempo no es como pintar un tren en la noche donde sólo tienes 10 o 15 minutos para realizar tu pieza, esta es una diferencia que remarcan muchos que ya tienen experiencia y prefieren el graffiti legal para tomarse el tiempo de hacer algo planeado, una pieza que quede en la pared no sólo para la foto del momento  nocturno invadido de miedo y adrenalina que nadie mas verá personalmente porque luego será borrado por haberlo hecho en una zona no autorizada.

Y si se trata de autorizaciones no todos la piden y también por esto muchos prefieren mantener en secreto su identidad. Acercarme a tomar una foto incluye siempre que posen con su graffiti, como orgullosos de lo que han hecho. Algunos tapándose la cara, porque realmente en el graffiti no importa mucho quien eres físicamente, lo importante es como firmas. 

IMG_1436baja

IMG_1425baja

IMG_1364baja

Cae la tarde y muchos que van terminando le sacan fotos a sus graffitis con el celular ya que actualmente su reconocimiento en la comunidad gira en torno a las redes sociales, allí de forma ¨anónima¨ cada uno publica sus fotos de paredes o trenes firmados, con bombas o piezas de colores. 

Mientras algunos guardan sus cosas, otros van caminando por el paredón mirando lo que hicieron los demás. Hay quienes van regalando algunas sobras de pintura o haciendo algunos tags en postes y paredes de la zona antes de irse a su casa, van dejando el rastro en cortinas de lugares cercanos que por ser domingo se encuentran cerradas mientras caminan a  buscar el colectivo o  tren más cercano. Hay unos un poco ebrios, o los que siempre se retrasan. ¨Vamos todos juntos, la zona se va poniendo… ¨ afirma uno de ellos que aunque ya terminó espera sentado a su amigo que apenas está haciendo las sombras de su parte del graffiti. 

De ahí muchos salen a comer juntos, otros se van a sus casas porque mañana es lunes y toca seguir con el trabajo de siempre, algunos de oficina, otros en talleres, estudios de tatuajes o el secundario. Las responsabilidades comunes de cualquier joven, entre ellas conseguir el dinero para poder comprar latas e ir a pintar en las noches o en otro fin de semana como este,  con algunos  amigos de la crew o nuevos amigos que conocieron en el evento.

IMG_1335baja

Así muchos escapan de sus realidades, en el barrio, en sus trabajos, con sus madres o con sus problemas, así se reúnen a olvidar lo vándalos que pueden ser en la noche corriendo para no ser atrapados y disfrutar de pintar un buen graffiti con todo el tiempo posible. 

Cada uno se pierde en sus formas de pintar y vivir el graffiti. Teniendo en cuenta que su fin común es apropiarse de un espacio que construye un mensaje individual que de alguna forma impactará en la zona  y esto se evidencia desde el momento en el que cada uno llega con sus pinturas, sus propias latas de aerosol  y los demás compañeros de la crew a dejar algo  propio de manera legal.

AL final de todo, lo importante es que allí quedará su firma como en muchos otros lugares de la gran ciudad, donde la mayoría sigue dejando sus rastros con o sin autorización. 

Reseña y algunas percepciones del graffiti en Buenos Aires

Reseña y algunas percepciones del graffiti en Buenos Aires

ESCRITO POR: LORENA SIERRA 

El sentido del arte va cambiando con el tiempo de acuerdo al contexto  de cada lugar. El graffiti hip-hop en Buenos Aires también lo ha hecho.

¿Lo que hoy puede ser graffiti también puede ser muralismo?  ¿Cómo definirlo actualmente y cómo se ha definido a través del tiempo? 

Trazos de diferentes formas, colores y figuras  que se terminan mezclando sin ser planeados, letras que muchos no entienden y protestas que otros ignoran.  Hombres o mujeres en la noche corriendo cerca de las vías del tren, otros por el contrario tan diurnos tocando una puerta, solicitando un espacio en el espacio de otros para para dejar allí su rastro, sus formas y para concluir... su firma. Una imagen o texto que quedará en una pared hasta que la lluvia, el tiempo u otra mano decida taparlo.  Así es el graffiti y el arte mural. Dos conceptos que muchos artistas o escritores pueden definir de diferentes formas pero que siempre dejan un mensaje y aunque no tengan letras o estructura definida, se instauran en la mente de quien pasa.
 
En muchas ciudades como Melbourne,  Nueva York, Madrid o Valparaíso  existen graffitis, street art y murales de todo tipo. Algunas con zonas para pintar legalmente y otros pintados en las noches sin ningún tipo de autorización todas son diferentes  formas de expresión de personas que  quieren  reivindicarse, dejar un mensaje;  otras quizás impactar, o coleccionar diferentes lugares pintados por toda la ciudad,  fotografías, experiencias y encuentros. 
 
En diferentes puntos de la ciudad de Buenos Aires, hay variedad de  paredes pintadas, incluso las cortinas de muchos locales tienen un rastro de alguien que pasó por ahí. Una firma, alguna dedicatoria, protestas políticas o simplemente un trazo de aerosol. Hay lugares en los cuales le han pagado a algún artista de renombre para que deje su obra creativa o hay lugares por donde algún letrista a quien le pagaron ha pasado dejando una frase que dice:  ¨Vote por X ó Y candidato¨ hecha en estilo graffiti
 
¿Graffiti? ¿Arte? ¿muralismo? ¿Herramienta visual inclusiva? 
 
A pesar de que los inicios del graffiti  remontan a manifestaciones o protestas con sentido político, hoy se han vuelto formas de expresión con diferentes fines.  Desde el arte,  el hip-hop,  la apropiación de un territorio por alguna hinchada de fútbol, la construcción de una identidad oculta que se manifiesta en una firma llamada tag, la expresión de un pensamiento y hasta una publicidad.
 
Desde los años 60  el graffiti fue una manifestación que dejó en las paredes denuncias, pensamientos y opiniones.  Con el tiempo fue adquiriendo  diferentes sentidos estéticos y más adelante se relacionó con el hip-hop. Una forma de expresión urbana que surgió en Nueva York  como una respuesta a la opresión que vivían los Africanos, la  expresión hip-hop agrupa el graffiti, el Dj, el Mc y el Break dance. 
 
Según  Brian Gray  Antropólogo Chileno autor del libro Toy  que habla del graffiti y el muralismo en Chile.   ¨El graffiti  puede ser definido como un tipo de pintura plasmado en espacios públicos sin mensaje explícito, pero con referencias estéticas y simbólicas alusivas al alter ego de su autor. Un graffiti es básicamente una firma y un ejercicio pictórico abstracto, ya que el graffitero es alguien que escribe letras sin fines comunicacionales, sino experimentales y auto afirmativos¨ 
 
Con el tiempo las diferentes formas de graffiti se fueron modificando y mezclando en espacios cotidianos, también las formas y técnicas fueron cambiando. En los años 90 en la ciudad de Buenos Aires se mantenía la forma de protesta por medio de las paredes y a su vez  los diferentes escritores vinculados al hip-hop  iban ampliando su espectro en cortinas,  puentes y subtes. Todos con mensajes diferentes. Muchos encriptados en un lenguaje que sólo entre ellos mismos comprenden. (iniciales, siglas, apodos, firmas) 
 
Por el año 2001 no sólo las paredes hablaron. Las manifestaciones políticas dejaban y actualmente siguen dejando mensajes en la ciudad, mientras los subtes y trenes comenzaron a llenarse de aerosol y firmas no solo de escritores argentinos vinculados al estilo hip-hop. Llegar a Buenos Aires  en el año 2012 y pintar era un objetivo que cualquier graffitero tenía que cumplir. Por medio de él también se establecían vínculos, amigos y círculos sociales que giraban en torno a las llamadas crews.
 
Para muchos el sentido real del graffiti está vinculado a la ilegalidad o a la osadía de pintar un lugar difícil, para otros simplemente el valor está en dejar algo de si en un lugar donde cualquier persona lo puede ver. Muchos prefieren las noches para comenzar a buscar lugares específicos, trenes y autos abandonados; paredes de fábricas o avisos publicitarios.  Otros por el contrario prefieren elaborar grandes piezas y pedir permiso para que la estética conserve un grado de prolijidad que no puede obtenerse tan fácilmente cuando se pinta ilegal.
 
En la actualidad los graffiteros, artistas o escritores además de dejar rastros de aerosol o colores en muchas zonas transitadas construyen con sus acciones un estilo callejero que ha aparecido los últimos años en  diferentes expresiones artísticas urbanas,  las cuales provocan en los espacios una mezcla de arte, protesta, firmas, imágenes o letras grandes que los hacen participes del universo cotidiano de quienes simplemente transitan por la ciudad. 
 
El graffiti genera espacios entre los jóvenes, por medio de convenciones que ellos mismos realizan,  en los encuentros nocturnos, en los eventos  de hip-hop o hasta en las estaciones de policía donde algunos de ellos se encuentran al ser atrapados por las autoridades. No importa sin son artistas, graffiteros, o simplemente aficionados al tema  que se reúnen en ocasiones a pintar largas paredes. Ahí todos son iguales. No importa la zona, la crew a la que pertenecen, la música que escuchan o cada cuánto pintan, todos giran en torno a kilómetros de paredes que se van llenando de color mientras están interviniendo una villa, una zona cercana a un río, a las vías del tren o a una zona transitada. 
 
En la actualidad algunos graffitis son mal vistos. ¿cómo definir cuáles son aceptables? Dos años después de los años dorados del graffiti en el 2012, específicamente en el 2014  se fueron implantado ciertas políticas que dicen limpiar y criminalizar  ¨frentes vandalizados por los graffiteros¨  En aquella época dorada,  los trenes y subtes estuvieron todos pintados casi en su totalidad. Algunos graffiteros tenían disputas violentas con el personal de seguridad, con el tiempo muchos de ellos tuvieron procesos judiciales, investigaciones e incautaciones de fotos, pinturas e información de las otras crews.
 
La incorporación del artículo 80 a la ley 1742 que fue aprobada en Julio de 2014  que dice : Quien mancha o ensucia por cualquier medio bienes de propiedad pública o privada, es sancionado/a con uno (1) a quince (15) días de trabajos de utilidad pública o doscientos ($ 200) a tres mil ($ 3.000) pesos de multa.
La sanción se eleva al doble cuando la acción se realiza desde un vehículo motorizado o cuando se efectúa sobre estatuas, monumentos, templos religiosos, establecimientos educativos y hospitalarios, edificios o lugares públicos, estaciones y vagones de subterráneos o de trenes.
En caso de que se trate de bienes de propiedad privada, la acción es dependiente de instancia privada, excepto en el caso de templos religiosos.
 
Lo que por ejemplo muchos no tuvieron en cuenta fue que el gran número de graffiteros que pintan de forma ilegal son menores de edad,  también que muchas de las autoridades intentaban hacer justicia por sus propias manos brindándoles  fuertes amenazas, lastimándolos   o incluso, encerrándolos algunas horas en estaciones de policía mientras algún adulto responsable se hacía cargo de ellos o mientras creaban un expediente con sus documentos.  Esta fue una de las razones más comunes por las cuales  muchos graffiteros hoy afirman temer a la hora de pintar un tren en la ilegalidad. 
Otros continúan en las noches... saltando muros, escapando de los guardias de seguridad pero dejando algo de ellos que los hace sentir importantes, no sólo por la osadía del pintar, sino por el sentido estético diferente y la marca o el mensaje en el territorio que refleja su propia identidad y se ve reflejada en el tag.
 
 Bajo sus diferentes formas, sea legal o ilegal la movida crece cada vez más  muchos de de ellos ahora prefieren pedir permiso para pintar tranquilos, realizan graffitis en vivo en eventos culturales, conciertos o muestras incluso dan talleres en los barrios, de graffiti hip-hop.  Otros han creado fundaciones como es el caso de la fundación pinta Argentina o eventos de cultura hip-hop en  centro cultural recoleta, familia hip-hop en el barrio la boca o paredes vivas en Lomas de Zamora. 
Eventos gratuitos para la comunidad donde se articula la pintura callejera legal con otros valores como la superación personal, el aprendizaje y la inclusión, creando  un fenómeno de expresión pública para quienes hacen parte de él. 

La mirada de un graffitero más.

Street art, graffiti, mural..  

La gran diferencia entre lo que es graffiti y lo que es Street art.

Si bien el Street art es lo que abarca todo tipo de arte callejero el graffiti trata de romper con eso.

¿De qué manera lo hace?

Tenés dos partes de graffiti la visión legal y la visión ilegal vas a tener voces a favor que van a decir que el graffiti es graffiti porque es ilegal y voces a favor que que van a decir que el graffiti tiene que ser legal, tiene que ser todo permisivo.

En el graffiti lo que se trabaja principalmente es el grafismo el letrismo principalmente, la letra y el contexto. El graffiti surge en la calle y si se analiza desde años anteriores la caligrafía, el mensaje siempre está en la pared de la urbe o la calle desde los egipcios, los romanos, los griegos.. está desde mucho antes y va evolucionando. Muy diferente es el muralismo que es algo más pictórico, más artístico que rompe con todo lo anterior nadie inventó nada

Todo ya estaba inventado

El graffiti en los trenes no es único es como una publicidad propia. El tren es el soporte que va de punta y el graffiti está ahí para ser visto, el graffiti busca ser visto El Street art, también trabaja en la urbe pero es algo más pictórico que va de lado del muralismo, el Street art es cambiarle el nombre al muralismo usando técnicas de graffiti, sabemos que el muralismo tiene ciertas técnicas, ciertos estilos, ciertos movimientos artísticos que tiene una escuela detrás, tiene una formación, toda una historia. 

 El Street art   también tiene dos la legal y la ilegal.

El stencil por ejemplo, es street art.  No es un movimiento. El esténcil es una técnica que se utiliza desde muchos años atrás bansky por ejemplo lo haya visualizado  o viralizado con más fuerza no significa que no existiera antes street art. 

Algo más social 

En el graffiti surge por una clase social, rompe con le élite, rompe con la burguesía, rompe con las leyes, rompe con todo no importa si el graffiti es ilegal o legal está rompiendo con esa visión que se tiene de la propiedad privada, mientras que el muralismo o el Street art no es más que un arte tomado por la elite. 

El Street art puede incorporar letras, pero eso sería letrismo, no graffiti.

El graffiti ya sea ilegal o legal tiene un estilo tiene una técnica, tiene una manera de hacerse y unos procesos que el Street art no.

El tipo de letra, la distorsión de las letras, la power, los detalles, los efectos, el motivo con lo que lo hacen y también incluye la clase social.

Si yo tengo toda la güita del mundo para comprarme todas las latas más caras puedo hacer un mural enorme y me lo pagaron y me contrató el gobierno de la ciudad. Ahí dejo de ser graffiti. No importa que tu hagas graffiti ya estás haciendo Street art Porque estás manejado por una élite, en cambio el graffiti rompe con eso, no importa si le pediste permiso al vecino, pero si lo estás haciendo por vos eso. Es el graffiti hacerlo por vos, hacerlo con una técnica con un proceso y mantener esa escencia viva del graffiti.

En sus propias definiciones de graffiti resultan siendo siempre posiciones que cada individuo tiene sobre la acción y la forma de realizarla. Lo claro es que esto ha generado otras formas que trabajan para legitimar el graffiti como arte sin importar si es legal o ilegal 
 
 
 
 

Recuerdos de graffiti con tinta y aerosol

Recuerdos de graffiti con tinta y aerosol

Escrito por: Lorena Sierra 

Detrás del graffiti hay millones de personajes que construyen historias. Luis construye la suya con aerosol, viviendo el día a día y buscando oportunidades laborales con sus letras y sus tatuajes de aprendiz.

En la vida de todos van ocurriendo sucesos que ingresan en la memoria y se dirigen al hipocampo, el lugar donde se almacenan los recuerdos. Allí se van guardando algunas personas y escenas que sólo regresan cuando se rememoran. Para el escritor de graffiti, este lugar del cerebro debe tener algunos rastros de aerosol, paredes pintadas y hazañas que siempre quedarán y se acumularán hasta recordarse con nostalgia cuando los años lo obligan a decidir entre la pintura (legal), que a veces no es graffiti, o la pintura intrépida y nocturna en la que solo queda la firma, -en ocasiones la foto-, y un suceso más en el hipocampo.

Luis foto 1
Screen Shot 2018-01-27 at 4.10.55 PM

Era una tarde de octubre a principios de primavera, atardecía a las 18:hs y las calles del barrio caminito se iban quedando vacías. En una esquina y al lado de las vías de un tren de carga que no pasa muy seguido, se encuentra una vieja casa con dos ventanas frontales. En su parte inferior, un par de frases escritas con pintura color blanco gastado por los años que dicen: ¨Para viajar en el tiempo busque los agujeros de gusano¨ y ¨la lectura es el viaje de los que no pueden tomar el tren.¨ En el lado interno de estas ventanas del primer piso, se encuentra Luis o como es llamado en el mundo del graffiti, Meta.

Hoy se encuentra sentado en su laptop viendo algunos vídeos de graffiteros en Barcelona y preparándose para tatuar un diseño de un barquito velero que acordamos con anterioridad. El día de ayer también le tatuó un escudo del club Atlético los Andes en la pierna a su vecino de la casa del lado. Es el primer tatuaje que Luis le hace a una amiga, lleva pocos y está haciendo diseños de aprendiz a personas que confíen en él. ¨Hice un curso por constitución, amiga, ahí nos enseñaron lo básico, los trazos y cómo pinchar. ¨No fue gran cosa ¿viste? Pero si practico seguro luego me engancho más laburitos¨

En la planta baja de la casa donde vive su familia se encuentra la casa de Luis, se mudó hace poco y apenas abre la puerta se nota que le alegra estar viviendo solo, por eso hoy antes del tattoo preparará la cena a modo de celebración.

Entro y después de pasar por un pasillo oscuro me encuentro un pequeño patio con pinturas, rodillos, latas y una motocicleta en la que Luis se transporta por el barrio ocasionalmente. Después de pasar una puerta más, llegamos a una habitación blanca recién pintada por él, en la cama una perrita estilo galgo miniatura llamada Preta saluda con la cola mientras nos dirigimos a un amplio living de color verde pálido iluminado por tenues rayitos de luz que entran por las dos ventanas que se ven desde afuera.

Allí se encuentra todo lo que necesita un joven escritor para estar tranquilo: al lado izquierdo una cocina y una mesa para comer, en el centro una mesa de escritorio con ceniceros repletos, vasos, una laptop y algunos vocetos de tatuajes o letras que dicen META de formas geométricas. Al costado de la laptop dos parlantes por donde suena Canserbero, un rap venezolano; al fondo una camilla usada que le regaló un amigo y una mesita pequeña con el kit de tatuador, además algunas orejas de cerdo tatuadas con imágenes de calaveras, serpientes o trazos de color negro. Estos eran los lienzos de práctica de Luis cuando aún no le salían personas para pinchar como yo.

luis 7
meta111

Luis tiene 31 años y es de estatura media, cuando lo conocí hace aproximadamente 2 años, tenía el cabello largo, -un intento de dreads-, hoy tiene cabello corto negro e intenso como sus ojos que trasmiten sinceridad. La gran parte de su familia se encuentra ubicada en la provincia de Corrientes, de allí es su padre, su madre murió hace ya varios años y sus hermano menor vive en el piso de arriba de la casa con su padre, algunas tías y 3 perros. En caminito vivió toda su vida, creció en el ambiente de los conventillos, la Bombonera y los de partidos Boca Juniors que son su única rutina laboral.

luis 12

Él trabaja en los torniquetes controlando la entrada del estadio, allí también trabajó su padre y su abuelo. Caminito fue y sigue siendo el barrio que lo ha visto a él y a muchos otros pibes crecer y hacer lo que quieren o lo que simplemente la vida les obliga a hacer. "Por aquí cerca o en la plaza nos juntábamos todos a hacer break dance. Yo empecé por mi primo, luego comenzamos con la onda del rap, luego agarré una lata por primera vez y más nunca la pude soltar. Los otros sí dejaron de pintar. No sé que pasó… crecieron, consiguieron laburos, hijos; yo la verdad no puedo dejar de pintar. Ahora sólo salimos con el Mote, uno de los chavones que pintaba desde esa época con toda la Crew Stk; así nos hacíamos llamar (somos tantos ke)¨

pintando rosado
luis 5
luis 8

Luis pone varias milanesas que preparó él mismo en el horno y agua a calentar  para hacer un puré de papa instantáneo. A su perra Preta también le separa un gran pedazo de carne mientras ella se sienta en la mesa y se relame las paticas como otra invitada más, ¨es una princesa, ella a veces come mejor que yo¨ me cuenta Luis mientras cierra el horno y se prende uno antes de comer. El estilo que hace Luis es graffiti hip-hop, y a pesar de que el graffiti en la Argentina comenzó a ser utilizado en 1920 con fines políticos según Leila Gándara, autora del libro que publicó en 2004 llamado graffiti. La autora afirma que el graffiti comenzó a tener un sentido estético diferente a partir de los años 80 en Argentina. Por esta época este arte de diversos estilos y significados comenzó a tener una postura diferente, o quizás un activismo más relacionado a las bellas artes y al movimiento hip-hop que nació en el Bronx en Estados Unidos en los años 60s.  El movimiento graffiti hip-hop usa palabras como la crew (el grupo de amigos que se juntan a pintar y tienen una identidad), el tag (la firma personal de cada escritor), el bombing o la bomba (son las letras gruesas que se hacen con prisa que son las más comunes en trenes y persianas).  como estas hay muchas palabras que van cambiando de acuerdo al leguaje de cada escritor, incluso la zona o el país en el que vive. Palabras como bardear, las piezas, flama entre otras, son algunas de las  que se escuchan cuando entre ellos hablan de lo que han pintado, ya sea legal o ilegalmente.

Luis 2

Después de un buen rato, el horno y el olor avisan que las milanesas ya están listas. Petra, con su hocico atento, al igual que sus orejas, se queda sentada en la mesa esperando su delicioso plato de carne, pero concentrada en  las milanesas que le llaman más la atención, "ella me pide siempre lo que como, así le prepare algo mejor a ella", cuenta Luis mientras sirve una burbujeante milanesa en cada plato con una buena porción de puré.

¨Cae la noche, y aún no me he sentado en la camilla¨ le digo. "Después de cenar miramos el diseño, amiga".

Luis es letrista, su único trabajo fijo es cuando lo llaman de la Bombonera a trabajar en los torniquetes; se engancha laburos pintando locales, persianas, letras incluso graffitis.

Por estos días está incursionando en los tatuajes pero no piensa dejar de pintar. "Yo pinto para ser feliz, en realidad para mí, pintar es como una terapia, estar en una pared es felicidad, cuando no pinto estoy mal sinceramente, pero es algo muy personal el graffiti". Para mí, es algo que hago sólo para mí, los del barrio pueden pensar que es para el barrio también". En frente de la casa de Luis se encuentra ubicada la plaza de bomberos del barrio Caminito, un lugar con murales de bomberos en honor a los bomberos voluntarios de la Boca; en algunos espacios del mural se encuentran algunas letras un poco geométricas, que si se leen con cuidado, se entienden muchas de ellas con la firma Meta. Después de la plaza, caminando hacia la Bombonera por el pasillo de las vías del tren, hay una gran cantidad de murales y graffitis.

Meta.

Ahí Luis ha organizado varias pintadas con amigos, o siempre que hay pintura y ganas, tapa alguno que ya está viejo; hay caras de Maradona, murales feministas, frases, bombas, tags o banderas de Boca Juniors.

Luis Comenzó en el año 2007, y según dice, no había tanta movida de graffiti o muralismo como ahora. "Recuerdo cómo entrábamos para pintar en la línea A, cerca de plaza Miserere, aún estaban los trenes viejos, uno tenia que caminar entre los pedazos de madera de las vías intentando pintar vagones que estaban guardados por túneles y estaciones escondidas que hay en esa zona. Eran otros años, amiga, antes hubo una buena movida acá en Buenos Aires. Salíamos a recorrer la ciudad tomando y fumando, dejando tags de la crew. Pero muchos ya dejaron de pintar o se van a una onda más de mural y graffiti pago porque se vuelve laburo".

En los años 2012 y 2013 Buenos Aires se llenó de graffitis, muchos escritores venían únicamente a dejar sus bombas en los trenes y subtes de la ciudad, esa fue una época dorada para él, después, con el tiempo comenzaron a aplicar leyes e incluso fuertes sanciones y represiones para quienes pintaran en esos lugares. También la mirada del graffiti se fue utilizando para otro tipo de cosas: publicidad, campañas políticas o intervenciones artísticas. "Yo pinto legal, a veces salgo con el Mote a pintar cuando tenemos unos mangos y compramos algo de aerosol o me regalan algo de latex por acá por el barrio y si vemos una pared que está buena y se puede pintar nos mandamos; todavía hay gente que cuando nos ve nos dice que vayamos a laburar, como si pintar no fuera un laburo. Hay gente que nos paga por pintarle la casa o el local, algunos mangos nos dan, o llegan chabones grandes que nos ven, nos piden una lata y hacen un tag, porque en algún momento graffitearon. Muchos dejan de ser escritores con los años por esas cosas de la vida pero otros pibes mas chicos siguen saliendo en las noches a pintar trenes y a dejar firmas en lugares complicados, al final esa es la esencia del graffiti, dejar algo de uno ahí, sea en el recuerdo, en la foto o en la pared."

luis 4

Al terminar de comer yo retiro los platos, y Luis se lava las manos, camina hacia el fondo de la habitación donde se encuentra la camilla y el kit de tatuador, se sienta en la laptop y abre el diseño que habíamos acordado. Bien ahí amiga que te dejes tatuar, dice mientras prepara todo para que quede limpio. "Seguro algún día voy a vivir de esto", porque además de ser y querer seguir siendo escritor, Luis y muchos de sus amigos de la antigua crew se volvieron tatuadores, como el Guido que ahora es papá, inluso el Mote con quien Luis a veces pinta, está haciendo algunos tatuajes.

Muchos decidieron cambiar las letras, el latex y el aerosol por por la tinta y la piel; la adrenalina de lo ilegal por la precisión obligatoria de los pinchazos. Escritores en otros espacios que también buscan otro tipo de adrenalina. Y eso lo siente Luis cuando son las 12 de la noche y comienza a tatuarme... La aguja comienza a enredarse en las capas de piel y las líneas empiezan a quedar un poco temblorosas, Luis ahora comienza a transpirar, quizás no está en una pared pero ahora ha decidido dejar algo de él no solo en las paredes, persianas o locales en los que a veces consigue laburos, sino en las pieles de quienes quieren viajar en el tiempo o hacer de su piel un hipocampo que guarda recuerdos manchados de tinta.

Screen Shot 2018-02-06 at 12.27.42 PM
Screen Shot 2018-01-27 at 4.10.20 PM

 

 

 

UN ENCUENTRO CON UN TEMPLO ARGENTINO DE DIFERENTES PRÁCTICAS ESPIRITUALES

UN ENCUENTRO CON UN TEMPLO ARGENTINO DE DIFERENTES PRÁCTICAS ESPIRITUALES

La idea de comenzar a producir notas, reportajes y cortos documentales surgió a partir de investigar sobre de la Umbanda, después de encontrarla e intentar comprenderla  comenzaron a expandirse las ideas. Nos encontramos con nuevos escenarios que para muchas personas son cotidianos y compartirlos con ellos nos hizo dar cuenta que sólo se necesita una mente sin prejuicios para encontrar en cada cultura simples seres humanos con diferentes formas de vivir.

A 26 kms de la ciudad de Buenos Aires se encuentra ubicada en el partido Almirante Brown  la localidad de Claypole, una zona con casas de planta baja, algunas calles con un poco de tierra, y justo hoy a las cuatro de la tarde,  niños y niñas caminando hacía sus hogares después de la escuela tomados de la mano de algún adulto. Son las 5 de la tarde y se avecina el otoño, aún el sol tarda en esconderse y por esta razón nos dirigíamos a este lugar confiando en la luz de la tarde y en las palabras del Pai Gabriel De Xango con quién logramos comunicarnos un par de horas antes contándole la idea de conocer su religión.

A varios kilómetros de la  estación de tren en una esquina, se ubicaba un solitario galpón que abría sus puertas para contarnos un poco de las costumbres y creencias populares de la religión Umbanda con sus diferentes corrientes, también para aprender un poco de otras practicas espirituales que son comunes en muchos de los barrios y provincias más alejadas  de capital federal.

Al llegar a la estación buscamos unas galletitas para compartir y tomamos un taxi con la dirección exacta al templo; este fue el lugar donde acordamos encontrarnos con el Pai Gabriel de Xango, un hombre de estatura media con ojos brillantes y una gran sonrisa quien nos saludaría al bajarnos del taxi acompañado de su compañera y su hijo, vistiendo con colores y brillos.

Al entrar el pai Gabriel nos presentó con el pai Walter de Oxalá, el dueño o líder de este templo, quien se encontraba vestido totalmente de blanco y llevaba un gorrito pequeño que tapaba su poca cabellera. Él era un Hombre que estaba atento a nuestra visita ¨No quiero que vengan personas que hacen malos juicios de la religión¨ decía antes de comenzar a contarnos a cerca de estas prácticas, mientras empezaba la tanda de mate que cebaba la esposa del Pai Gabriel, así  ambos nos iban mostrando de a poco las diferentes habitaciones correspondientes a cada práctica religiosa mientras nos contaban con orgullo los reales sacrificios espirituales y materiales que tuvo que hacer el pai Walter para poder construir un templo como este.

Este era un un templo de diferentes prácticas espirituales al que muchas personas concurrían para solicitar favores, milagros, enfermedades a cambio de pequeñas ofrendas.

Al recorrer las habitaciones encontrábamos pequeñas águilas que caminaban por la casa, de ellas se escuchaban chillidos cada tanto, un sonido como saludando a quien llega,  mientras  el pai Gabriel explicaba: ¨la umbanda es una religión afrobrasilera de culto a orishas.  Seres, santos,   ancestros divinizados o ¨espiritus¨ para el común de la gente que pertenecen a indios y a otras entidades¨

 Nos explicaba también  que esta religión es original de Brasil, y que ¨ en Buenos Aires a mediados de 1960 ya habían algunos templos religiosos afroumbandistas,  sólo comenzaron a ser más notables después de la dictadura y actualmente cuentan con más de 8 millones de practicantes¨  afirmaba el Pai mientras me mostraba una de las primeras habitaciones que era al parecer la mas grande.

Una habitación mas larga que ancha donde habían figuras de diferentes santos relacionados al sincretismo de la religión cristiana con  variaciones en sus vestimentas, otros eran santos con color de piel negra. Todos a sus pies tenían piedras de diferentes formas, puestas con un propósito especial, -el espíritu del ancestro divinizado mora en la piedra a quién se le ofrenda, se le agradece o se le reza - me contaba  el pai Gabriel mientras yo preguntaba por cada detalle. Por este motivo, muchas de dichas piedras  se encontraban  adornadas con collares, esencias, pieles, cabezas de animales, conchitas de caracoles, frutas o pequeños detallitos.

En estas religiones  se llevan a cabo diferentes rituales, todos varían de acuerdo a la religión que se practique. Son diferentes las ceremonias que se le realizan a san la muerte, o las prácticas de kimbanda y santería (otras prácticas comunes en la cultura popular de muchos lugares de sur América)

En el centro del templo  se encontraba ubicada una especie de batea grande y alrededor tambores que según el pai Walter se llaman atabaques. Estos son los  instrumentos necesarios para hacer los rituales que llaman a las energías ¨los rituales son a base del fundamento de incorporar y llamar espíritus, los cuales son nuestros guías que nos protegen y a través de ellos ayudamos a la gente¨ afirmaba él mientras comenzaban a llegar personas del barrio con dolencias comunes; Desgarres en articulaciones, enfermedades o problemas.

-Me la doblé ayer mientras iba caminando por la calle-  me decía una señora que acababa de entrar con una muleta y su pierna inflamada esperando ser atendida por el pai Walter.  Llegaban los niños que salían de la escuela a saludar y a esperar con sus madres alguna consulta especial.

Mientras los vecinos esperaban que habláramos con el pai Walter y el Pai Gabriel se fue armando una reunión con diferentes vecinos del barrio en torno a un mate que  estaba por terminarse y un montón de espacios en los que habitaban diferentes energías.

Desde imágenes de culto a san la muerte, hasta imágenes de satán en diferentes versiones, gitanos, negros, santos de la religión cristiana que representan santos alusivos a la naturaleza comúnmente nombrados en algunas canciones. Palabras que hacen alusión a santos como iemanjá quién es vista como la señora de los navegantes, o la reina de los mares,  incluso oggum un santo que al pensarse desde el sincretismo religioso es San Jorge o Dios de los montes, de los metales, del hierro y guerrero por profesión.

Este gran espacio albergaba en cada habitación diferentes prácticas , algunas mal vistas por medios locales Argentinos, debido a sus diferentes costumbres y rituales, otras ignoradas o incluso temidas.

Todas casi tan comunes como la tradición argentina de adorar ¨al Gauchito Gil¨ en cualquier lugar de la plaza, la casa y el barrio, o como asistir a un templo de cualquier religión donde se ofrenda luz (velas),  se celebran tradiciones,  se matan, cerdos, vacas, gallinas, corderos o cabras  para comer y se comparten  en una cena con la comunidad.

Algunas vertientes de estas religiones no están de acuerdo con el sacrificio, otras por el contrario lo ven como una celebración común de cualquier religión. Todas las religiones tienen variaciones en sus tradiciones y prácticas, cada una busca un apoyo espiritual reflejado en algo que guía su vida.

Esa fue una pequeña conclusión al salir de aquella bodega-templo afrobrasilero en las horas de la noche,  en dirección al tren, mientras en el auto del Pai Gabriel De Xango con su hijo y su esposa nos contaban sus experiencias personales  relacionadas con esta religión y las bendiciones que trajo para su vida la práctica de la umbanda como tal.. Así  nos acercábamos a la estación de Claypole para volver a capital.

En el tren camino a casa  empezamos a comprender palabras comunes que se usan en música de influencia africana o brasilera (candombes). Canciones  y conceptos de esta tradición que terminaron mostrándonos que hay gran cantidad de seguidores de estas religiones en la Argentina incluso más cerca de lo que nos imaginábamos.

Después de todo fue la primera experiencia en la que afirmamos  ¨que solo se necesita una mente sin prejuicios para encontrar en cada cultura  simples seres humanos con diferentes formas de vivir..

 

Cuero de elaboración artesanal. Tradición Argentina.

Cuero de elaboración artesanal.  Tradición Argentina.

La artesanía de cuero argentino es una forma de autogestión para algunas familias  que deciden tener su propia empresa.

Los días más fríos del año se avecinan, es invierno en la ciudad de Buenos Aires y Emilio Ojeda como de costumbre se dirige a comprar en dos de sus puntos de confianza el cuero argentino  que más le conviene para realizar sus morrales. En la calle Boédo después de cruzar San Juan, existen variedad de lugares donde venden todo tipo de materias primas y herramientas para la realización de carteras, zapatos y accesorios con cuero y ecocuero. A las afueras de cada local se ven colgando pieles de gran variedad de colores, texturas y hasta olores que se perciben desde afuera al caminar.

Al llegar al local de siempre, Emilio y Andrea su esposa saludan a cada uno de los vendedores ¿ché, venís a elegir el cuero vos o tu mujer? afirma uno de ellos en tono de chiste, mientas cada uno se quita la campera como preparándose para hacer algo que dispondrá de su energía. Y es que Andrea lo acompaña siempre a comprar todo para la fabricación de sus productos,  ella es quien le ayuda a elegir la textura y el grosor del cuero más acorde al morral que van a realizar, por eso todo lo eligen los dos, como buscando algo que ya tienen planeado ¨es mejor que no tengamos rebajarle el grosor con la cuchilla o que la combinación de colores no sea la que queremos, hoy habíamos pedido un cuero específico y no lo tienen, tuvimos que probar con otro ¨ afirma Emilio mientras toca un rollo de cuero color marrón que por lo visto es más grueso de lo que él necesita.

En el lugar, tres mesas grandes ubicadas de Norte a sur donde cada vendedor desdobla los cueros, los pesa y los mide después de que el cliente elige lo que quiere llevar, alrededor de las mesas, cueros enrollados que forman altos paredones de colores ¨Hay cueros teñidos y otros que son sometidos a procesos para que se asemejen a cueros de elefante o reptil ¨ dice Emilio mientras comienza a trepar una escalera con pequeñas rueditas en la parte inferior que les permite a los vendedores desplazarse y elegir el cuero de las grandes paredes sin ninguna complicación.

Emilio se sube y saca algunos rollos color marrón para mostrarle a su esposa que lo mira desde abajo afirmando con su cabeza que ese color de cuero puede combinar con la idea de lo que quieren hacer.
Emilio fabricará un morral color marrón con diferentes tonalidades para vender el fin de semana en la feria de San Telmo. Lugar en el que lleva 8 años vendiendo bolsos.

¨Comencé como artesano en la calle florida, inicialmente vendí tejidos, luego comenzamos a vender pequeños porta celulares de ecocuero, también vendimos en lugares como la feria de mataderos, hoy sólo vendemos morrales y mochilas de cuero por internet o en la feria de San Telmo¨ menciona este hombre que decidió dejar su trabajo en una empresa en blanco para dedicarse a esta pequeña pyme o empresa familiar de la que hoy viven su esposa Andrea, sus dos hijos y una pequeña gatita recién castrada.

En plena avenida Belgrano, cerca del congreso de la nación Argentina esta familia tiene el taller en el que se sientan a diseñar, cortar y coser: ¨primero comenzamos con una maquina más pequeña luego conseguimos estas con las que ahorramos tiempo y aumentamos la producción señala Emilio.

Este lugar también es su hogar ¨en aproximadamente dos años pudimos tener nuestro primer departamento, trabajando únicamente con ecocuero en la feria de artesanos ubicada en la calle florida. En 4 años nos mudamos a este que es mucho más grande y que está en una zona mejor ubicada en la ciudad de Buenos Aires¨ afirma Emilio mientras en su mesa extiende un rollo de cuero y comienza a hacer trazos con su escuadra.

En el año 2012 cuando Emilio trabajaba vendiendo cosas de ecocuero en la calle florida fue víctima de los desalojos que existieron por parte de las autoridades a los diferentes artesanos y manteros. El no se considera mantero, porque sus trabajos siempre fueron de elaboración manual o con máquinas simples. ¨nosotros mismos fabricamos nuestros productos¨ dice hoy en día a quienes miran sus morrales todos los domingos mientras les muestra su carnet avalado por el gobierno de la ciudad, el cual obtuvo mediante una prueba taller donde mostraba cómo fabricaba el mismo sus morrales.

Así que por esa época en acto de resistencia, el mismo creo una propuesta de proyecto escrito relacionado a los desalojos que tenían los artesanos en esta zona para que fuera discutido por los entes a cargo y llegaran a una solución en conjunto con la organización de vendedores libres del movimiento social: ¨Un día en medio de un plantón realizado por los comerciantes en la avenida corrientes fui rodeado por cámaras y periodistas quienes me pedían mi opinión a cerca de la situación, preguntándome qué proponía como artesano en el proyecto y qué pasaría con las manifestaciones¨

Los manteros y artesanos finalmente fueron desalojados, su proyecto seguramente quedó en algún escritorio o bajo el proceso legal y burocrático que pocas veces favorece a quién lo redacta. Pero este fue el inicio del avance para su emprendimiento, porque a partir de ahí comenzaron a buscar salidas comerciales en un lugar estratégico como la feria de San Telmo, donde la demanda de cuero era evidente por los extranjeros que llegaban cada domingo.

Desde esa época el proyecto surgió para esta familia. Andrea elabora los moldes, cose los cierres, y elabora la parte interna del bolso y él se dedica a coser, cortar y pegar con la maquina. Es algo en lo que no improvisa, Pero en lo que si intenta innovar para atrapar la atención del cliente con diseños que no se vean en ningún otro lugar. Lo cuenta con orgullo mientras puntada tras puntada va seleccionando los pedazos de cuero que luego va uniendo como un rompecabezas armado de memoria miles de veces, afirmando también que un bolso porta laptop como este tarda aproximadamente una hora y media en realizarse.

Así se mantienen hoy sabiendo que como buenos argentinos que viven del comercio, pueden tener algunos obstáculos que giran en torno a las crisis económicas que se han vivido en la Argentina históricamente, afirmando que esta pequeña empresa aún tiene mucho para explotar y ni siquiera el calor, ni las bajas temperaturas que se dan en invierno, serán un impedimento para vender en esta feria que es frecuentada por el 90% de los turistas que llegan a Buenos Aires, además su estrategia está en buscar la forma de seguir innovando, ya que ese es el beneficio que tiene el artesano, quien lleva el arte en sus manos, en su experiencia y en su mente para nunca dejar de usar la creatividad en lo que realiza, en lo que vende y en lo que vive día a día.

http://https://www.youtube.com/watch?v=YLUW2_0y_64